Consciencias…

Consciencia, que conoce la profundidad de las heridas y lame el silencio. Relativiza. Acuna. Acalla. Sosiega. Confía que el tiempo sane, porque sabe de los vaivenes del péndulo y hace del mismo un ungüento que aplica rigurosamente sobre las cicatrices. Y se equivoca. No hay salvación posible: “Somos los mismos, pero no lo mismo…”

El cansancio todo lo puede, el vital, y sin embargo, seguimos tocando hasta el infinito y más allá, en este teatro absurdo, fieles al show must go on…

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s