Horas…

Miro el reloj. Las traviesas manecillas me confunden. Completamente perdida la noción del tiempo y de los días, ¿acaso no son lo mismo? Sumo más de 24 horas de vigilia con un paréntesis fugaz de decúbito y antes de claudicar repaso los imprescindibles

En la Sala 3, los doctores Casado reflexionan sobre la jornada de 37,5 horas semanales, y yo me pregunto: ¿qué quiere la Consejería de nosotros, @drcasado?, ¿es cierto que para ellos no somos una cadena de montaje, @doctorcasado?, realmente no sé lo que somos para ellos…números probablemente…y tampoco sé cuál es el límite @mayez…sólo sé que mis pacientes están estables, diagnosticados, que sobrevivimos a la guardia, dimos lo mejor de cada uno de nosotros, o todo lo que pudimos al menos…regreso con la conciencia en paz…

El cansancio se balancea en las sienes y trepa por la espalda…mientras reponemos con ampollas de energía pura C para seguir caminando, hasta agotarnos…

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s