Tocata y fuga

La huida de jóvenes sin futuro“, escribe M.Vicent, “que se produce ahora, es menos psicodélica“. Leo y releo su columna. Asiento de ventanilla. Viaje de ida. Menos psicodélica, quizás, no sé, discutible. Igual de dolorosa. “Unos se van con tres carreras y varios másters a trabajar en el extranjero…“, gran inversión en la fuga creciente de cerebro, ¿dónde se compran las acciones, por favor?, que aunque no tengo experiencia, cualquier profano entiende que eso es un filón.

La rosa sería perfecta si fuera comestible…” y de hecho lo es, perfecta. Y comestible. Podemos devorarla con los ojos, paladearla, saborearla y comerla. A esta velocidad, sí, nos la comeremos, nos vamos a comer el mundo, lo vamos a engullir, sin respirar, que es lo que provoca la necesidad, agudeza de los sentidos, utilización de cualquier recurso…

“…pero su cultivo solo es arte, un fin sin finalidad.” Y, ¿acaso no necesitamos el arte para distraer los sentidos? Ya lo dijeron los romanos, que no hemos inventado nada, no nos creamos: “Al pueblo, pan y circo

No hay fin sin finalidad, aunque el fin sea el objetivo último de la consecución en sí mismo.

Y te sigo leyendo…

Y me sigo deleitando…

A cualquier hora, a destiempo…

Esta entrada fue publicada en Gustar de los sentidos, Reflexiones, Viajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s