Dolor

Dame. Déjame. Llevarme parte de tu dolor. Y lo acuno. Te sé. Te siento. Te entiendo. La vida cruza en un instante y ¡zas!, se nos fue, cambió, diametralmente opuesta. Pero no, aunque lo sientas, no estás yerma ni maldita, quizás sólo sea un efecto óptico de la realidad que nos circunda, de este pozo inmundo que nos contiene y en el que no dejamos de rebelarnos y revelarnos, día sí, día también…y, ahora, que nos asalta la pregunta, ¿acaso merece la pena?, justo ahora, el destino nos juega otra mala pasada, y se divierte y entretiene contemplándonos, absortas en la batalla…

Pero por hoy, por hoy basta, que tuvimos suficiente, descansa…descansa…estoy aquí, aunque no sea suficiente, déjame, dame parte, déjame llevarme algo de tu dolor, que lo acune, respira…seguiremos luchando, porque esa es nuestra naturaleza, pese a todo…

Esta entrada fue publicada en Amigos, Gustar de los sentidos, Inside, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s