1 MES

20121003-194622.jpg

En 30 días suceden demasiadas cosas…

Siempre pensé en las palabras de Silvio, incluso las soñé….hasta dar el salto al vacío, sí, dije adiós, sí, muchas veces lo soñé, pero hasta dar el salto, cuántas horas, cuántas larguezas, cuánto, cuánto, cuánto…

Y dije basta, a ojos abiertos, que soy capaz de ver, de tocar, de sentir, de saltar al vacío…somos capaces de todo, aunque no conscientes de ello…

Lo pensé mil veces, en las horas bajas, en los desánimos, en los cansancios penúltimos, antes las injusticias, ante lo inhumano…quizás, pensé, quizás pueda cambiarlo, quizás no esté en lo cierto, también pensé, quizás vea las cosas de manera distinta, por eso entré en el sistema, buceé, hice todo lo que pude y la maquinaria sólo se movió un milímetro…y el animal, bestia parda, apenas cambió…hubo sí, un destello, quizás un minuto, en el que cambió un comportamiento humano, en el que un paciente sonrió y se alegró de tenderme la mano…¿a qué precio?

Mil veces lo pensé…sí, soltar todo y largarse, qué maravilla, cantaba Silvio…y sin embargo, duele, dolió la despedida, costó…cuesta, duele, los lastres, los lazos emocionales, qué sé yo…quizás la enajenación que diría Gérvas, la alienación…el síndrome de Estocolmo…a saber…

Ahora sonrío por las esquinas, mochila al hombro, saboreando la libertad, la soledad de las antípodas, anónima, ajena, invisible…

Ahora tarareo…

Soltar todo y largarse y largarse —qué maravilla—, atesorando sólo huesos nutrientes y lanzarse al camino pisando arcilla, destino a las estrellas resplandecientes.

Pantalones raídos, zapatos viejos, sombrero de ventisca, ojo de garra escudriñando enigmas en los espejos y aprendiendo conciertos de las cigarras. 

Con amores fugaces e inolvidables, con parasiempres grávidos como espuma y el acero afilado de los probables colgado vigilante junto a la luna.

Soltar todo y largarse. Qué fascinante volver al santo oficio de la veleta, desnudando la vida como un bergante  y soñando que un día serás poeta.

Ahora sí, ahora toca soñar, toca hacer sueños realidad, toca seguir viviendo las utopias, porque somos barro, somos arcilla, no podemos cambiar nuestra naturaleza, pero sí nuestros pasos…y yo no pretendo ser más que lo soy, andar el camino que desando y disfrutar de los cercanos, no pretendo más que ser honrada, ganar mi pan de cada día y poco más, que la vida corta y pasajera, nos sorprende…

Imagen | Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Me, Reflexiones, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 1 MES

  1. Mariuca dijo:

    Camina, y camina libre, con esa sonrisa nueva, estrenando vida. So glad you did it! So proud of you, charming sis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s