SENTIR

En primera persona, sentir, experimentar, indagar, tratar…y no puedo evitar el escepticismo previo, pese a ser abierta a todo tipo de terapias o intentos que alivien al ser humano, comenzando por el nunca bien ponderado jarabe de lengua, que dijera mi Santa, en aquella maravillosa rotación por Psiquiatría, ¡ay, nostalgia de los años de residencia!

La sensación que ha provocado esta técnica milenaria, no sabría describirla, quizás tenga que volver a probar para cerciorarme de que fueron los puntos correctos, los meridianos concretos y no el azar lo que produjo un hilarante ataque de risa en la Malvarrosa, liberador, terapéutico, bendito…como hacía años, hasta sentir la inserción lacerante de los musculus rectus abdominis y una invasión de endorfinas enloquecidas tomando posesión del cuerpo humano en crecientes oleadas.

Evidencia o placebo, hoy sinceramente me es indiferente. Sostengo la premisa del Juramento Hipocrático de proporcionar alivio médico y me pregunto si tuviésemos que probar la eficacia de los tratamientos en primera persona, las pruebas complementarias o las terapias, ¿cuáles serían nuestras reacciones y sensaciones? Seguramente modificaríamos nuestro modi operandi….

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SENTIR

  1. Juana dijo:

    Desde luego mi perspectiva ha cambiado …. mucho ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s