El exilio

Desde la otra parte del mundo observo cómo palpita mi país, cómo lucha y se desgarra por lo que cree, contemplo a mis compañeros íntegros, con la dignidad por bandera, #mareablanca y siento no estar allá, codo con codo, respirando…

Ahora entiendo el dolor del exilio, lo difícil de las distancias…la impotencia…

Esta entrada fue publicada en Ciudades, Inside, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s