Antropologia

Me asalta tu recuerdo agazapado, tus palabras de tinta cianótica, ahora que tanto echo de menos la medicina física, la pura, concentrada en esa relación mágica médico-paciente, sagrada y me dedico de pleno a la antropología y la investigación:

Recuerda que el médico que sólo medicina sabe, ni medicina sabe. Por eso tú eres más rica, porque saltaste de la medicina a la antropología. Al estudio del hombre integral. Por eso eres sabia y siempre lo serás. Aunque ya no pueda verte porque estés lejos. Pero esto lo recordarás…

Ahora la que está lejos soy yo, muy lejos, geográficamente hablando, pero no mentalmente, que uno tiene esa capacidad potencial para hallarse donde desea, ese don de la ubicuidad intangible; sí, el Ser Humano tiene esa extraordinaria virtud de adaptación

Y aunque aquí, en Babel, haga frío, por fuera y por dentro, aunque no reconozca los trinos de ninguna lengua y extrañe el castellano bendito, con su exquisito bouquet de palabras, que se ha convertido en un artículo de lujo últimamente, sigo siendo la loca de la casa…y adoro la vorágine vital en la que nos hallamos inmersos, aunque cueste comprenderlo…

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s